“Las artes marciales buscan formar el carácter, mejorar el comportamiento humano y cultivar la modestia; sin embargo, no lo garantizan”

Opinión 12 de agosto de 2021 Por Dojang Diario
FUENTE: Karate Sapiens.
236783410_353698179674178_4153308429176904945_n

“(Las artes marciales) buscan formar el carácter, mejorar el comportamiento humano y cultivar la modestia; sin embargo, no lo garantizan”, dice una frase atribuída a Yahuhiro Konishi, un famoso maestro japonés de karate, fundador del estilo Shindo Jinen-Ryu.
¿Practicas artes marciales? Perfecto. Pero esto no te convierte automáticamente en una buena persona.
Sí, las artes marciales pueden ayudar a mejorarte como ser humano (en teoría).
Pero esto es similar al entrenamiento físico: se debe aprender, practicar y aplicar en tu vida diaria.
Lamentablemente, hemos visto que muchos dojos y practicantes de artes marciales se comportan de la manera opuesta.
Basta ver en Internet los comentarios de muchos supuestos “maestros” de artes marciales, que claman tener “años de experiencia”, pero que se la pasan insultando, denigrando y ridiculizando a quien no coincide con sus opiniones, especialmente a practicantes de otras artes marciales, o incluso hasta a miembros de su propio arte marcial o escuela. Hasta los retan a liarse a golpes por las mínimas excusas.
Sí: es posible que seas el mejor artista marcial, el más experto, y aún así no ser una buena persona.
Así como las MMA (Artes Marciales Mixtas) descubrieron quién de verdad podía pelear y quién no, el Internet por su parte dejó al descubierto quiénes de verdad se comportan con los principios de cortesía y corrección de las artes marciales y quiénes las ignoran.
Otros instructores se enfocan más en ganar, en los torneos, en los trofeos, en las medallas, en el llamado “espíritu del guerrero” que al enfocarse en formar buenas personas.
No tiene nada de malo el tener un “espíritu de guerrero” o competitivo, el problema es que hay quienes lo entienden incorrectamente y se vuelven buscapleitos. Confunden la decisión con la arrogancia, la tradición con el dogma, la fuerza con la violencia.
Creemos que el espíritu guerrero se debería usar no necesariamente contra los demás, sino para enfrentarnos contra nosotros mismos, para derrotar a nuestros defectos, nuestros enemigos internos.
No, no se trata de volverse monjes ni hablar en parábolas o pretender ser “más iluminados” que el Dalai Lama: Simplemente es usar nuestro sentido común como seres humanos (con todo lo que ello implica).
Por supuesto: los senseis o instructores deberían ser los primeros en enseñar y predicar con el ejemplo. Pero lamentablemente hay muchos que fallan bastante en este aspecto. Como dijo el Sr. Miyagi de la película Karate Kid: “No existen malos estudiantes, sino malos maestros: el estudiante hace lo que el maestro le diga”.
Pero a fin de cuentas todo depende de ti mismo. Es tu responsabilidad, y de nadie más (ni siquiera de tu sensei), el comportarte con la cortesía y honorabilidad que las artes marciales predican.
En síntesis, el hecho de practicar artes marciales no te convierte en una buena persona, también necesitas esforzarte para llegar a serlo.
Tu entrenamiento debe incluir no sólo tu físico, sino también tu actitud.

www.karatesapiens.com

instagram.com/karatesapiens

https://web.facebook.com/lucilacenturioncabrera.dobokmedio

Te puede interesar