¿Es el árbitro infalible?

Opinión 02 de diciembre de 2021 Por Leonardo Marchi
261320331_4536918673058575_8706162712049470094_n

¡No!
En las competiciones de kárate, como en otros deportes, siempre se tiende a cuestionar al árbitro.
Todos sabemos que los árbitros pueden cometer errores. Pero, ¿estamos seguros de que desafiarlo y atribuirle la razón de la derrota es educativo?
El niño aprende que la competición (recreativa o competitiva) es un momento de confrontación, donde la comparación con el otro nos permite evaluar nuestras mejoras, enfrentarnos a nuestros límites y definir nuestras capacidades.
¿Estamos seguros de que culpar a los demás de nuestros fracasos es el mejor camino?
Demasiadas veces salimos del Tatami gritando "has ganado, no entienden nada...".
¿Por qué el árbitro debe tener "siempre" la razón?
1) El árbitro es una autoridad y respetarlo es un deber de ciudadano civilizado. ¿No es nuestro deber educar a los niños para que sean buenos ciudadanos?
2) Justificar los fracasos atribuyendo la culpa a los demás no es la mejor manera de generar una eterna insatisfacción, personas dispuestas a criticar a la autoridad y nunca autocríticas.
3) ¿Estás seguro de que puedes entrenar, tratando de mejorar, a un atleta que está convencido de que no tiene el poder de la victoria y la derrota en sus manos?
El entrenador entrena al deportista para que compita.
Por lo tanto, el entrenamiento es el medio que nos permite alcanzar nuestro objetivo, que es ganar.
El entrenador (coach o maestro como prefieras) pide al atleta esfuerzos continuos, físicos, técnicos, tácticos para mejorar el valor que se expresará en acciones.
Luego la culpa del fracaso es del árbitro. Así el atleta asociará el esfuerzo del entrenamiento a un trabajo inútil que será demolido por los señores de las chaquetas.
Pierdo por culpa del árbitro -> me entreno para mejorar y ganar -> pierdo por culpa del árbitro -> ¿por qué me entreno?
¡Y ahí está el daño! No sólo como atleta (seguramente destinado a dejar de competir y tal vez de practicar) sino también como persona: Es inútil esforzarse tanto no será recompensado.
¿Así que tenemos que aguantar los errores arbitrales?
¡No! Debemos intervenir como entrenadores para proteger a nuestros atletas. Pero de manera profesional.
Pidiendo explicaciones, poniéndonos en situación y saliendo de la conversación con un buen apretón de manos.
No servirá para que se haga justicia, pero sí para que el "hombre" árbitro reflexione sobre lo sucedido y probablemente no vuelva a cometer el mismo error.
¿Y qué les decimos a los deportistas?
Tratamos de entender por qué perdimos, juntos, qué no funcionó, por qué no se asignó esa técnica válida para nosotros. Buscamos una solución para corregir el problema y luego seguimos con la formación.
¡Si el error del juez fue determinante (pensemos bien antes de definirlo como tal) digámoslo, pero busquemos siempre la manera de que esto no vuelva a ocurrir y sobre todo que la solución esté en nuestras manos!
Recordemos que hacemos Karate.
¡Ya hay otros deportes para quejarse de los árbitros y las polémicas!
 
 

 
 

https://web.facebook.com/lucilacenturioncabrera.dobokmedio

Te puede interesar