UECHI RYU ZANKAI ARGENTINA

Notas 07 de marzo de 2019 Por
por: Esteban Nicrosi, Ikkyu (1er Kyu)
unnamed

UECHI RYU ZANKAI ARGENTINA es una escuela de karate chino-okinawense. Nuestro HONBU DOJO (casa central) es el Dojo de Nagahama, en Yomitan, Okinawa. Fue construído en el año 2000 por G. Seizan Breyette y Sumako Matsuda Breyette, alumnos de Sensei Seiko Toyama, último discípulo activo de Sensei KANBUN UECHI, fundador del estilo.

 

Sensei Kanbun Uechi nació en Izumi, un pueblo pequeño en la península de Motobu, en el norte de Okinawa. En 1897, abandonó la isla y se trasladó a China, buscando evitar la conscripción militar.
En la ciudad de Fuzhou de la provincia de Fukien, en China, Kanbun conoció a un joven maestro de Boxeo Chino llamado Zhou Zihe, cuyo nombre en japonés se pronucia Shuu-Shi-Wa. Zhou Sifu enseñaba un estilo conocido como Boxeo del Tigre Supremo. Kanbun estudió este estilo todos los días durante diez años. Para mantenerse y pagar por su educación, fabricaba y vendía medicinas a base de hierbas. Eventualmente, se le permitió dar clases, y enseñó el estilo en China durante casi tres años. En 1910, tras un grave incidente, abandonó el continente y regresó a Okinawa.
Poco tiempo después de su regreso, Sensei Kanbun se casó y se dedicó de lleno a la agricultura. Su hijo Kanei Uechi nació en 1911.
En 1924 dejó Okinawa tras conseguir empleo en el centro de Japón, en Wakayama, cerca de Osaka. Dieciséis años después de su regreso de China, finalmente retomó la enseñanza de su arte al público. Sensei Kanbun y sus estudiantes superiores establecieron un Dojo de altísima reputación, en el que Sensei enseñaba a tiempo completo y también fabricaba y vendía sus compuestos medicinales.
En aquel tiempo, el arte de combatir sin armas comenzó a popularizarse con el nombre KARATE, "mano vacía". Previamente, se lo llamaba To-Di o To-Te, "mano china". Esto se debe a que el sonido "kara" tiene dos posibles escrituras kanji (ideogramas) en japonés: una de ellas (唐) significa "China", y la otra (犺 ) significa "vacío", y también "cielo". Sensei Kanbun se refería al estilo como "Pangainun-Ryu Karate-Jutsu" ("Método fuerte y flexible de técnicas con manos vacías"), término que no nombra, sino que describe el modo en el que se entrena y se combate en el estilo.
Tras terminar la Segunda Guerra Mundial, Sensei Kanbun regresó a Okinawa y se mudó a Ie-jima, una isla pequeña en la costa noroeste, donde falleció. Tras su muerte, su hijo Kanei Uechi renombró el estilo Uechi Ryu Karate Do ("Camino de la mano vacía del estilo Uechi").
Sensei Kanei enseñaba una versión modernizada y modificada del estilo de su padre. En la actualidad, existen muchas organizaciones en Okinawa relacionadas con Uechi Ryu, y todas enseñan versiones diferentes, aunque igualmente válidas, del sistema moderno. Al momento de la muerte de Sensei Kanei, en 1991, sólo quedaba un alumno del primer Dojo de Wakayama, que aún enseñaba el estilo antiguo original de Sensei Kanbun: Sensei SEIKO TOYAMA.

Sensei Toyama fue alumno de Sensei Kanbun desde 1938, y compañero de Sensei Kanei desde principios de 1950. A partir de la década del '70, se distanció de la vida pública y enseñó en forma privada en su pequeño Dojo en Yomitan. Era considerado por Sensei Kanei uno de los dos mejores instructores de Uechi Ryu en Okinawa (Sensei Seiyu Shinjo era el otro), y fue el último instructor de su generación en enseñar la técnica original de Sensei Kanbun. Sensei Toyama falleció el 10 de abril de 2009, a la edad de 81 años.

Actualmente, Sensei G. Seizan Breyette es el Kaicho (titular, dueño) de la organización Zankai. El estilo de karate que se enseña en su Dojo es la antigua versión china de Uechi Ryu, anterior a la Segunda Guerra Mundial.

 

En Argentina, el representante oficial de Uechi Ryu Zankai es Sensei Oscar Barilá, 2º dan. Sensei Barilá comenzó su carrera marcial entrenando Jujutsu japonés en Suecia, país en el que vivió por 15 años, y tras regresar a Argentina en la década del ’90 comenzó a aprender Uechi Ryu (estilo moderno) hasta alcanzar el 2º dan con Sensei Mario Molaroni, en Comodoro Rivadavia. Allí tomó conocimiento de la existencia de Zankai, organización con la que Sensei Molaroni había establecido contacto, aunque nunca pudo oficializar su traspaso al estilo antiguo debido a que esto requería viajar a entrenar a Okinawa.

Sensei Barilá enseñó Uechi Ryu de forma gratuita en el Polideportivo de la ciudad de Guernica, Pcia. de Buenos Aires, durante nueve años. Tras el cierre de este espacio, inauguró en su casa la Asociación Loto Blanco, en la que empezó a funcionar un pequeño dojo.

En enero del año 2017, a través de uno de sus alumnos, Esteban Nicrosi, la Asociación Loto Blanco inicia contacto virtual con Sensei Breyette, quien accede gentilmente a asesorarlos. Sin embargo, deja en claro que para poder formalizar la incorporación al estilo antiguo, el requisito de viajar a Okinawa para recibir entrenamiento personal era ineludible. Con este objetivo en mente, Sensei Barilá y sus alumnos comienzan a generar actividades para recaudar dinero y poder realizar este sueño, largamente postergado. Finalmente, en agosto del año 2018, logran realizar el viaje y tras una estadía de dos semanas entrenando directamente bajo la tutela de Sensei Breyette, pasan a formar parte de la organización Zankai, convirtiéndose en la primera escuela latinoamericana en formar parte del estilo antiguo de Uechi Ryu. El Byakuren Dokokai ("Grupo del Loto Blanco"), como pasó a ser llamado desde ese momento, es oficialmente una filial registrada de Zankai, y por el momento, la única escuela del país que instruye el estilo antiguo, previo a la segunda Guerra Mundial y las reformas de las décadas del ’50 en adelante.

 

El estilo antiguo es un arte del Budo, puramente defensivo, no apto para el uso deportivo y con el objetivo de pulir el carácter y el espíritu del practicante. La práctica original de Uechi Ryu no es competitiva ni deportiva, y está dirigida principalmente hacia el desarrollo personal y el entrenamiento en un estilo de vida alineado con la filosofía original del sistema y de acuerdo con la visión de su fundador.

El objetivo del entrenamiento en el estilo antiguo es llevar adelante una vida pacífica, y al mismo tiempo, generar las habilidades necesarias para defender esa paz, si hiciese falta.

Es importante remarcar que Zankai considera que todas las organizaciones que practican variantes modernas de Uechi Ryu tienen la misma validez, y que no se considera “mejor” que ellas por practicar la variante antigua, sino simplemente distinta. Muchas técnicas, formas de entrenar y conceptos teóricos están presentes tanto en uno como en otro, pero en el estilo antiguo tienen diferente análisis, aplicación o justificación para su presencia dentro del sistema. Por ejemplo, en el aspecto físico, es muy conocido el concepto de “kitae” (condicionamiento) de Uechi Ryu, especialmente en Sanchin, su kata (forma) básica; pero mientras el objetivo en las variantes modernas es endurecer al practicante para recibir golpes, el kitae en el estilo antiguo tiene la función de incrementar la flexibilidad, y se tiene especial cuidado en evitar las lesiones. Asimismo, la postura, la alineación de los hombros, el ritmo respiratorio y el modo de iniciar las kata difieren del que se acostumbra en las variantes modernas.

En el aspecto mental, la principal diferencia es el abandono de una mentalidad agresiva (necesaria para el éxito en la competencia) a favor de una mentalidad defensiva, que no practica para el ataque, sino para utilizar la agresividad ajena a favor del que se defiende. El objetivo del kôryu budo (la práctica antigua de artes marciales) nunca fue ganar, sino sobrevivir; y la mejor forma de sobrevivir es aprender a desactivar el conflicto antes de que éste se produzca.

Finalmente, el apartado espiritual en el estilo antiguo apunta a que el practicante incorpore el dojo kun (reglas de virtud dejadas como legado por Sensei Kanbun) como un estilo de vida, una guía moral y de comportamiento que se refuerza mediante la práctica del dojo, pero que debe ser llevada más allá de sus límites. Estos conceptos no pueden abandonarse en la puerta del dojo (lugar de práctica) al terminar cada lección, sino que deben ser implementadas en cada área de la vida del alumno, ayudándolo a afrontar y aceptar las responsabilidades de la vida diaria con coraje, entereza y determinación para sobreponerse a los obstáculos y dificultades. Este es un concepto antiguo que no se aplica a menudo en la sociedad moderna, y es lo que hace de Zankai un estilo que crece lentamente, de persona a persona, con miembros que eligen aplicar los frutos de su entrenamiento a su vida personal, social, moral y ética cotidiana. Eso es lo que hace al Karate-Do de Uechi Ryu Zankai un arte y un estilo de vida, en lugar de un hobby o un deporte. Tal es la semilla que, desde 2018, ha sido plantada en nuestro país.

Boletín de noticias