Ser un Maestro de Artes Marciales

Por: Sergio Manuel Rubio Garay.
jet_li

Actualmente, además de dedicarme a las artes marciales filipinas trabajo como docente en un Colegio a nivel Bachillerato y seguramente se preguntará ¿Qué relevancia tiene esto en las Artes Marciales?

 

En mi opinión tiene mucha dada la relación al transmitir conocimientos hacia los demás ya sea como una disciplina académica o como un estilo de vida, esto me llevó a pensar realmente qué implica ser un Maestro en el medio de las Artes Marciales y qué lo diferencía de ser un profesor o un instructor; y aunque para muchos seguramente es un tema del que han hablado un sin fin de practicantes y maestros quiero aportar una perspectiva un tanto diferente.

 

Para mí, un instructor es aquella persona que puede ser que jamás haya practicado ninguna disciplina o arte marcial, sin embargo estudió una carrera de Instructor Deportivo o Cultura Física lo cual le da las bases para la nutrición y el trabajo físico de la persona a la que orientará, dependiendo los músculos que necesite desarrollar y el peso que debe manejar. De esta manera y tras conversar con algunos instructores, puedo concluir que ellos se centrarán más en el aspecto de nutrición, desarrollo físico y un enfoque deportivo de las Artes Marciales, tales como el Tae Kwon Do, Judo, Karate, entre otras perdiendo así gran parte de su filosofía y hasta agresividad pero ganando adeptos que gustan de las competencias deportivas .

 

Por otra parte, un profesor puede tener muchos años de práctica en el arte marcial, ser una persona con un alto grado dentro de su disciplina, e incluso pudiera ser campeón en una o varias categorías, haber tomado cursos de Instructor Deportivo pero carece de la facilidad, la paciencia y/o la pedagogía para transmitir sus conocimientos a las nuevas generaciones lo cual disminuye la calidad del legado que nos dejan nuestros antecesores. Esto no significa que la persona carezca de desarrollo como artista marcial; simplemente, no es su vocación la enseñanza por lo que a sus alumnos les costará desarrollar completamente las habilidades inherentes al arte marcial que haya elegido y probablemente tendrá que recurrir a un Maestro para poder llegar a un desarrollo pleno.

 

Un Maestro, en sentido tradicional, es aquel que ha convertido las Artes Marciales en un estilo que vida el cual enseña no solo la técnica sino con el ejemplo en su comportamiento diario destacando por sus virtudes, sabiduría y experiencia tanto en la técnica como en su forma de ser adaptando su estilo a las capacidades de cada individuo para facilitar su aprendizaje; procurando aprender día con día para mejorar y desarrollar más sus capacidades y las del Arte Marcial que enseña. Dicho de otra manera, su formación es integral tanto en el aspecto técnico, filosófico y vivencial.

 

En la actualidad, sería incorrecto juzgar o encasillar a un docente de las Artes Marciales en una sola de estas categorías ya que cada uno debe pasar por todas estas etapas para ser coherente con la técnica, filosofía y enseñanza de su disciplina para así llegar a ser un Maestro de Artes Marciales.

Boletín de noticias