DO: El Camino Marcial, el camino de lo verdadero

Por: Lucila C. centurión Cabrera
46239271_115413816133866_7659927469218070528_n
Carlos Juarez García

En el transcurso de la historia las artes marciales fueron tergiversadas en su forma, y olvidada su esencia, fueron tomando formas nuevas, duras y llanas....

De esta forma se convirtió en un elemento versátil del mercado y del sistema, fue (y es) militarizada y vendida. Así el profundo sentido que dio vida a sus existencia se redució a un simple producto de vidriera, de un mundo en donde no hay hermanos, en donde no se siente la sangre de las venas, si no más bien la única sangre que debe haber es la del enemigo siendo derramaba, esto significa vencer, significa la gloria...

De esta forma el practicante cree que se perpetúa en la historia, su nombre no muere, sus hazañas serán las únicas contadas. No puede identificar entre lo verdadero y lo falso, porque el único camino que se la mostró es el de la guerra (allí no debe morir él, debe matar), el sistema de mercado lo llama competencia... Siendo envuelto en esta "faceta deportiva" ve al tatami como la arena , en la arena él alcanzará el punto de su existencia. Pero su existencia pierde lo verdadero, lo único que si existe, lo marcial... Pierde el Do, deja atrás el camino...

Carlos Juarez García  2° DAN MoonMoo Won Moo Duk Kwan en  México, ofreció una entrevista al diario en donde nos deja una gran visión y realidad sobre este tema, que merita de la reflexión de todas las personas que realizan artes marciales. 

¿Qué es el Do? ¿Cómo un practicante de artes marciales lo consigue?

Por lo general, el practicante promedio repite lo que ha escuchado en su dojang y responde “es el camino” así, simple y llanamente sin ahondar en el significado del término, lo cual es aceptable para el practicante joven, no así para quien ya ostenta un grado DAN; ciertamente DO se traduce como camino, pero qué tipo de camino, es aquí donde el practicante debe hacer uso de la razón para encontrar el significado, las artes marciales son precisamente eso, “un camino” un método para el autoconocimiento, no solo físico, sino mental y espiritual independientemente de la religión que se practique, de hecho, cualquier actividad es un DO, cualquier actividad es un camino si se realiza a conciencia, si se contempla desde el interior y se trata de entender. Mi abuelo paterno, quien nada tenía que ver con las artes marciales, siempre me decía “Hay que saber para que se hacen las cosas, no solamente saber hacerlas” así, de nada sirve practicar miles de veces un golpe, una patada, una poomsae o kata si no se entiende porque se hace, para que se hace, como se hace, pero sobre todo, que beneficio trae a mi vida. Encontrar el DO no es tarea sencilla, tal vez muchos moriremos sin haberlo conseguido, sin embargo creo que hay maneras de acceder a él; cuando practicamos artes marciales debemos conocer de historia, conocer la fuente que originó el sistema que practicamos y así, nos damos cuenta que existe un universo de conocimiento, conocimiento que en las artes marciales de oriente surge del “TAO”, con esto no quiero decir que hay que volverse un experto en el taoísmo, pero considero importante conocer a grandes rasgos las bases de esta filosofía, de ésta manera el practicante puede dar su primer paso en busca del DO, el cual no es uno solo, cada individuo que viene a la tierra viene con un DO diferente, con un propósito único. Si hablamos de Tao y Do.

¿Estamos haciendo a alusión a la misma cosa? ¿Por qué?

Definir el Tao es mentir, aunque la traducción de Tao y Do es camino, son los cimientos de la existencia, es orden, es flujo, es vibración, es forma, es método, este conocimiento está esparcido desde la antigüedad por todo el mundo y en todas las culturas, con distintos nombres y distintos personajes, el iniciado comprende que las grandes religiones, las escuelas de misterios y las más altas filosofías son el recipiente donde este conocimiento reposa para quien deseé beber de él, así, encontramos una de las verdades universales “El todo en uno y el uno en todo” ¿Cuál sería el cambio que experimentaría un practicante de artes marciales que tomara consciencia sobre el Do? Cuando el practicante comienza por sí mismo la búsqueda del DO experimenta un cambio agresivo en su vida, pues se da cuenta que mucha de la información que ha recibido es errónea o está distorsionada y en la mayoría de los casos mal comprendida, no se confunda esto con consecuencias negativas, para nada, recordemos que lo bueno y lo malo son solamente constructos sociales que van en función de la moral de los pueblos, la geografía y el tiempo; El inicio de la búsqueda es difícil, es como la luz que entra a los ojos, mucha luz nos cegaría, es por eso que el camino se abre de a poco, muy poco talvez para protección de quien busca, el cambio dependerá del practicante, ¿Qué hará con lo que va descubriendo? ¿Lo pondrá en práctica? ¿Lo pondrá al servicio de su comunidad? Siempre podemos elegir…

¿Qué es lo que no enseñan sobre el Do?

Para llegar al “equilibrio marcial” se debe, con antelación, realizar un enfrentamiento en la vida del practicante (lo bueno y lo malo)… ¿Cómo hace frente el practicante a este enfrentamiento? ¿Cómo lo vive? ¿Cuál es la mejor forma de prepararlo?

El DO no se enseña, no es posible, cada quien tiene su camino, su DO, su propósito en la vida, nadie puede enseñar “como vivir” pues nos estarían limitando a vivir una vida que no es nuestra, el DO se vive, de manera razonada y consciente, respecto al “equilibrio marcial”, creo que son términos mal entendidos, por una parte el equilibrio es aniquilación, equilibrio es poner las mismas fuerzas positivas contra las negativas, en física se llama “estática” no hay avance ni retroceso, equilibrio es la nada, el término correcto es “BALANCE”, en ocasiones hay más, en ocasiones hay menos, como un péndulo que activa la maquinaría de un reloj, el cual marca el tiempo “hacia adelante”. Respecto a Marcial, veamos de donde proviene, “MARCIAL” hace referencia a Marte, Dios romano de la guerra, en nuestra cultura occidental es común que digamos “artes marciales” sin embargo en oriente no es así, culturalmente no lo aceptan y cuando estas artes surgieron, los orientales no tenían conocimiento de Marte, así que ellos las llaman “ARTES DE GUERRA”; para encontrar un balance en la guerra o balance marcial, considero que lo primero es suprimir los conceptos del bien y del mal, las cosas no son buenas ni malas, solamente “SON” ese es el gran conflicto al que todo practicante se enfrentará y es ante sí mismo, con nadie más, para hacer frente a este conflicto es indispensable la guía de un verdadero maestro, pues quién así mismo se enseña a fracasar aprende, la función del maestro no es enseñar, sino dirigir, como un padre guía los primeros pasos de su hijo, esa es la mejor forma de afrontar los grandes cambios que trae consigo la búsqueda del DO, encontrar a un verdadero maestro…

Más allá del entrenamiento físico, ¿Cómo debe el instructor o maestro guiar al alumno para que este conecte cuerpo, mente y espíritu? La lectura, para cultivar la mente en estos temas, ¿es necesaria? ¿Por qué? ¿Para qué?

Si se trata de un verdadero maestro, este será un hombre versado, de lo contrario no lo es, el maestro debe conocer métodos para amalgamar esas tres entidades (cuerpo, mente y espíritu), no necesariamente haberlo logrado, dado que a eso se le llama “iluminación” y solo unos cuantos en la historia humana lo han logrado; la lectura es de suma importancia, pues son una guía valiosa en nuestra búsqueda, literatura que nos han heredado grandes guerreros (cuerpo), grandes filósofos (mente) y grandes maestros (espíritu), para el practicante de las artes marciales es indispensable contar el apoyo de “El arte de la guerra” de Sun Tzu, “Los cinco anillos” de Miyamoto Musashi, “I Ching el libro de los cambios” de la filosofía de Confucio, adentrarse a las lecturas del Tao y del Bushido por mencionar algunas. ¿Por qué es necesaria la lectura? Porque en ella se plasmaron las experiencias de grandes hombres, experiencias que probablemente no hemos vivido y probablemente no llegaremos a vivir, así que si se trata de conocimiento, hay que tomarlo, el conocimiento siempre suma.

En la actualidad ¿es algo que ya no se realiza? La marcialidad ¿en qué consiste? ¿Cómo el practicante llega a obtenerla? ¿Cuál es el camino para trabajarla? ¿Cómo un practicante de artes marciales desarrolla la marcialidad en la vida cotidiana?

Actualmente la marcialidad es un concepto casi desconocido, los profesores actuales lo confunden con cortesía; La marcialidad es todo el “protocolo” de las organizaciones militares, las normas de conducta a seguir, para ser breves y mostrando un ejemplo, al estar justo en la puerta del dojag se debe hacer una reverencia a este, mostrar total respeto a la indumentaria de nuestro arte, en el caso del Tae Kwon Do, al dobok, portarlo adecuadamente y completo, siempre limpio, la cinta jamás se coloca en el cuello o en los hombros, el equipo de protección siempre queda oculto a excepción del peto y la careta, al entrar al área de entrenamiento se hace otra reverencia, el entrenamiento se hace con los pies descalzos, al profesor se le hace siempre reverencia, al saludar a los compañeros se hace con una reverencia, se guarda silencio durante el entrenamiento a excepción del grito que acompaña a un golpe o una patada, no debe haber música durante el entrenamiento, no se cuestionan las órdenes del profesor, la espalda siempre recta al estar sentados, en una comida, nadie prueba bocado antes que el profesor, acto seguido van los grados de mayor a menor, etc, etc, etc. La marcialidad es obediencia y estricta observancia, no es una democracia, es un sistema totalitario y 100% jerárquico; en mi país, México, actualmente las autoridades del Tae Kwon Do deportivo buscan “Recuperar la Marcialidad” lo cual me parece gravísimo y lo veo con aire de comicidad, puesto que jamás debieron perderla, pero finalmente es una de las consecuencias de hacer deporte lo que por naturaleza es un arte de guerra.

Una persona que realice artes marciales y sea un individuo “ausente” en la vida social y cultural es ¿marcialista? ¿Por qué? Sí el individuo no fomenta cambios en el sistema social ¿se puede decir que consiguió el Do y la marcialidad? ¿Por qué? Si todo lo enseñado, no se expresa luego en la sociedad de manera física ¿de qué sirve todo lo aprendido? ¿Cuál es la relación entre el Do y la marcialidad?

Cuando un practicante es ausente de su comunidad, no aplica lo aprendido dentro de ella, ni la beneficia, no puede ser considerado un artista marcial, dado que este, antes que nada “debe ser un servidor”, el primero entre sus iguales, debe contribuir al progreso humano, comenzando por su círculo cercano, de lo contrario se vuelve un libro cerrado en un estante llenándose de polvo día a día, un libro es útil cuando es abierto y leído, si el practicante no aplica lo aprendido, demuestra que no ha aprendido nada, por tanto, no conoce la marcialidad y en consecuencia, carece del DO. 

"Mantente vacío y serás llenado

Envejece, y serás renovado. Si tienes poco ganarás.

Si tienes mucho, estarás confuso.

Por ello, el Sabio abraza la Unidad y se convierte en Modelo de todo cuanto se halla bajo el Cielo.

No se vanagloria, y por eso brilla, no se justifica, y por eso es conocido; no proclama sus capacidades, y por ello merece confianza; no exhibe sus logros, y por eso permanece.

No rivaliza con nadie, y por ello nadie compite con él"

                                                                                                   Lao Tsé

Te puede interesar