El papel de las mujeres en las artes marciales a través del tiempo.

Por: Sergio Manuel Rubio Garay.
67165146-madre-e-hijo-están-entrenando-karate
fuente:https://www.google.com/search?q=madre+e+hijo+artes+marciales&rlz=1C1CHBD_esAR836AR836&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwj1lKO-nJLiAhVxHLkGHe

En mi país el 10 de Mayo es el día en el que celebramos a un ser maravilloso que nos dió la vida, y por ello este artículo se lo quiero dedicar a todas las madres de familia que aún siguen inspirando a sus hijos a continuar la práctica de las diferentes artes marciales en el mundo, ya que sin ellas muchas artes marciales ya habrían desaparecido.

 

Las artes marciales asiáticas desde su origen han tenido como eje de su crecimiento y difusión a la mujer. En la cultura japonesa, las familias eran en un inicio matriarcales hasta que recibieron la influencia del budismo. Las guerreras japonesas en ese tiempo eran conocidas como onna bugeisha o samurái débiles, participaban activamente en la combate y aunque no lideraban tropas conocían la misma tradición marcial y eran partícipes de las costumbres belicosas que caracterizaban a sus hombres como una clase. De esa forma actuaban para consolidar y reforzar aquellas costumbres, y se convirtieron en su base y transmisor más seguro hacia las nuevas generaciones instruyendo a los niños filosofía, valores y las técnicas propias del estilo que practicaban incluídas aquellas que pudieran implicar el uso de las armas; aunque con el paso del tiempo cambiaron los roles de la mujer dentro de la sociedad japonesa conservó el rol de maestra o transmisora de estas costumbres y tradiciones.

 

China también se ha destacado por tener grandes exponentes y creadoras en sus estilos de Kung Fu, una de ellas es Yu Niu quien fue la mejor espadachín de su época (770 BC – 221 AD) al ser considerada  como ganadora entre tres mil espadachines mujeres en el campeonato de siete días. En 467 la princesa Ming Lian, hija del Emperador Lian Wu Di única discípula mujer de Damo (Bodhidharma), fue una gran exponente del Chi Kung, artes marciales y fitoterapia e influyó en la creación de un templo para que las mujeres pudieran desarrollarse en el budismo. Mulán, más conocida por la historia de Walt Disney inspiró a Ying Meifeng de Shanghai a crear el arte marcial Mulan Quan como un tributo a sus ideales basada en el Hua Jia Quan – un antiguo arte marcial que contiene movimientos de danza. Yim Wing Chun desarrolló lo que hoy conocemos como “Wing Chun”, un estilo de arte marcial muy eficiente e ideal para luchadores de pequeño porte.

 

La lista es muy larga, tenemos representantes de esta gran labor en Filipinas, Corea y otros países del mundo. No cabe duda que la mujer ha sido, es y será un pilar en el crecimiento del Arte Marcial.

 

Gracias mamás por apoyar a sus hijos, orientarlos e inculcarles el respeto a las artes marciales desde pequeños. Muchas felicidades.

Te puede interesar