EL PATRIOTISMO EN LAS ARTES MARCIALES

Por Javier Alberto M. Sanchez Coronel Bogado-Paraguay
regular_zenoura.jpg

El objetivo de las artes marciales es el auto mejoramiento continuo y constante, cimentados en importantes valores universales cuyas piedras angulares son el respeto y la cortesía. Estos deben aplicarse en todas las escalas, en lo pequeño y lo grande, en lo individual como en lo colectivo, en lo concreto como en lo abstracto.

Este respeto en todas sus escalas se ve reflejado en uno de los actos más sencillos y significativos al ingresar al área de entrenamiento: el saludo a la bandera (o las banderas). Forma parte esencial e importante de la formación ética del alumno este gesto. Un acto puro de Patriotismo.

La bandera es un “Símbolo Patrio” y como tal representa a toda una nación, su tierra, su gente, sus costumbres, ¡su historia! Este símbolo es atemporal y representa el pasado, el presente y el futuro de nacion. Es así que al realizar el saludo a la bandera presentamos nuestros respetos a nuestros semejantes contemporáneos, nuestros ancestros y nuestros sucesores, honrando su pasado, moldeando el presente e inspirando al futuro. Un acto tan sencillo pero a la vez tan complejo.

Este gesto debe ser realizado con sumo respeto no solo hacia los Símbolos Patrios propios de nuestra nación sino también con los símbolos de las demás naciones. Nos separan la geografía, las costumbres, el idioma o rasgos genéticos pero nos unen los valores eternos y universales propios de genuinos guerreros que aun antes de un enfrentamiento nos inclinamos como muestra de respeto. Separados por fuera, unidos por dentro. Este acto que trasciende la mera expresión de respeto y que a lo largo de los años transmuta a un sentimiento de amor universal que permanece en lo más profundo del espíritu del ser humano y es parte indispensable del “Do”.

“Bajo las estrellas no existe más que solo una gran familia” Bruce Lee.

 

 

Boletín de noticias