Las revistas en línea, ¿una herramienta de mercadotecnia o un espectáculo de tercera?

Por: Sergio Manuel Rubio Garay.
revistas_digitales

En la actualidad con la gran influencia de la tecnología en nuestras vidas las redes sociales están demandando su espacio para ayudar a la mercadotecnia de distintos productos y servicios, y las artes marciales no es la excepción. Tomar una computadora y ver alguna página de reproducción de videos gratuitos en línea es un concepto generalizado para que la gente aprenda y se documente respecto a ciertos temas, de ahí que puede ser una poderosa herramienta de mercadotecnia, una escuela de mala calidad o simplemente un mal espectáculo que se dedica a mal informar a la gente e incluso a ridiculizar a sus participantes.

 

Hace unos días estaba viendo una emisión de uno de estos programas que dice buscar la difusión de las artes marciales, ser imparcial, tener panelistas expertos en la materia y demás. Al inicio de la emisión y presentar a los ponentes como todas unas autoridades en sus estilos marciales y algunos supuestamente expertos en más de un estilo empiezan a hablar y debatir respecto al arte marcial en México dentro de sus ámbitos; lo cual a mi parecer es muy interesante y loable en las aportaciones sanas que se pueden utilizar como medio de difusión e incluso como mercadotecnia de algunas artes marciales, disciplinas y estilos poco conocidos.

 

Pero conforme avanza la transmisión surgen temas y debates muy interesantes hasta que llegan al punto en que se evidencía en más de una ocasión que uno de los panelistas ostenta grados que le fueron retirados por ciertas federaciones y más aún una respuesta agresiva del expuesto retando a una confrontación física para que le quiten el grado; lo que me lleva a pensar ¿Realmente los moderadores quieren promover el Arte Marcial o quieren un programa al estilo de la señora Paty Chapoy donde los ponentes se desacreditan y lejos de dar la información importante para difundir los estilos prefieren ventilar chismes de lavadero? Mucha gente tiene una idea errónea de las artes marciales por personas que se dicen “instructor” y quiere arreglar todo a golpes; este tipo de acciones en las redes sociales lejos de dar a conocer el legado de los fundadores, la filosofía de las disciplinas, los valores que se inculcan y la riqueza cultural de los estilos, sólo venden una idea de agresividad, falta de autocontrol y caos.

 

Un caso contrario fue otro programa que también está en las redes sociales en el que se observa un panorama completamente diferente con un moderador centrado y con experiencia que presenta un trabajo muy profesional con sus panelistas, buscando que realmente se muestre la información y la naturaleza de los estilos sin involucrarse o favorecer alguno, respetando todas las opiniones, y sin perder la línea que se busca exponer a la audiencia.

 

En conclusión, pienso que si va a participar en alguna emisión de un programa de la Web debe ser muy cuidadoso y saber la imagen que quiere ofrecer de su estilo y escuela, porque una mala decisión puede hacer que se desacredite como instructor, academia, estilo o incluso perjudicar la imagen de las artes marciales.

Boletín de noticias