Los temas polémicos dentro del Taekwondo

Opinión 23 de febrero de 2019 Por
-Por: Prof. Ricardo Beltrán Titular de la academia de Taekwondo Moo Duk Kwan de la Instituto Cumbres Alpes Querétaro Segundo profesor de la academia de Taekwondo Moo Duk Kwan Lomas de Querétaro en Querétaro, México.

Hace casi 18 años practico el Taekwondo y casi 11 años dando clases. He dado clases en comunidades, comunidades de escasos recursos, en colegios privados del estado, trabajé colaborando con gobierno durante algunos años para llevar el Taekwondo a más personas y creando programas de recuperación de espacios de esparcimiento para crear unidades deportivas o parques en comunidades donde dábamos clases de diferentes disciplinas, etc. Primero que nada hay que tomar en cuenta que el Tae Kwon Do es un arte marcial y en sus preceptos está la formación con valores, Respeto y disciplina como bases, lealtad e integridad y todos los valores universales se tratan de transmitir con la práctica de la misma. El Taekwondo es muy bueno si se transmite adecuadamente, en lo particular he tenido alumnos con síndrome de down, alumnos que tenían condiciones físicas que les imposibilitaba moverse naturalmente, alumnos pre diagnosticados con TDHA, etc. Puedo decir que muchos de ellos mejoraron de manera formidable en algunos aspectos, según su caso. La movilidad, la disciplina, varias de las características del arte marcial les ayudaron a mejorar su rendimiento, como a otros en la cuestión académica a obtener mejores resultados, mayor concentración y mejora de conducta en los más rebeldes, así como también, mayor desenvolvimiento en los más tímidos. En la etapa preescolar, los resultados han sido muy satisfactorios, les ayuda mejorar sus hábitos de orden, limpieza, y se desarrollan en un ambiente de respeto, les ayuda a canalizar su energía y a mejorar su movilidad motriz. Les enseña de límites y el manejo de sus emociones. Hoy día, con el cambio generacional debemos como profesores, redireccionar y mejorar nuestras estrategias de enseñanza sin perder de vista la marcialidad (ese es otro tema muy amplio, más material para otra entrevista, así que me voy a enfocar en lo siguiente) Hoy día la marcialidad se ha visto minimizada por nuevos instructores que no les han inculcado el verdadero arte marcial y se han enfocado en la parte deportiva. Recordemos algo importante "El Taekwondo fue primero Arte Marcial y después deporte", sin embargo muchos entes se han empeñado en intentos de regresar la marcialidad a los Doyangs, es tarea difícil, ya que tienes que eliminar malas costumbres como, entrenar con tenis, gorra, mascando chicle, los protectores por fuera del Dobok y en muchos Doyangs sin siquiera utilizar Dobok para la práctica, basta ver como las selecciones nacionales entrenan con pantalón, leggings, shorts, etc. Lamentablemente los mismos coreanos han sacado nuevos uniformes como bermudas, sin mangas y demás diseños, para mí gustó, ridículos y de total falta de respeto para la vestimenta marcial tradicional, el Dobok. También hay personas que entrenan con playera y encima su cinta, otra falta de respeto grave para nuestra preciada cinta. Un embargo, hoy día tampoco es alarmante para la mayoría de las personas, se ponen la cinta en el cuello o la dejan en el piso como si fuera un trapo cualquiera, lo que me lleva a otra reflexión, una frase que me dijo mi primer profesor, " La cinta de un Taekwondoin jamás debe tocar el piso si no es con él" Frase sencilla pero de mucho valor y sentido. Otro tema importante y polémico es el del Taekwondo en personas discapacitadas o con capacidades diferentes. El arte marcial fue creada para utilizarse por la milicia, por los guerreros ancestrales en el caso de todas las artes marciales milenarias, las más antiguas. Y esas artes solo eran transmitidas a los guerreros, aquellos que serían útiles para la las batallas. Aquí es donde viene la polémica, aquellos que no eran aptos ( con capacidades diferentes) para la guerra no podían ser enseñados ya que no eran útiles, por lo tanto en el sistema de grados no podrían portar un cinturón negro, ya que demeritaria el trabajo de aquellos que si pueden obtener lo si se esforzaron para lograrlo. Por ello hay muchos que no apoyan el que un chico con síndrome de down, algún joven que le falte una extremidad, que padezca de la vista o cualquier condición del tipo, no debería portar un cinturón negro, sin embargo los tienen. Cabe mencionar que yo estoy a favor de la inclusión a pesar de saber todo eso, es bueno que tengan esas oportunidades y que se puedan adentrar en este mundo tan bello del Taekwondo, por eso en mis grupos he tenido personas con alguna condición de esos tipos. Creo que el Taekwondo debería llevarse en todas las escuelas pero de forma marcial y formativa para ayudar a los jóvenes desde edades tempranas, además de que los profesores deberían ser más valorados por su labor y colaboración con los alumnos en general.

Te puede interesar